El hit de ayer: Zanac, la semilla de Aleste

(Reblogueado desde IGN España )

Zanac es una de esas joyas que pertenece a la lejana época en la que la palabra shooter no era sinónimo de un hijo de Call of Duty. En los ochenta, ese vocablo no estaba dentro de nuestro diccionario, para qué engañarnos. Los muchachos que nos agolpábamos en los recreativos con nuestras monedas de cinco duros (las gordas, nada de las del agujerito) no sabíamos que era eso de un shooter. Nosotros jugábamos a las maquinas, más concretamente, en este caso, a los matamarcianos.

El hit de ayer: Zanac

Taito, Namco, Atari o SEGA fueron varias de las compañías que se encargaron de hacer disfrutar las tardes a la chavalería en los ‘recres’ con varios títulos dentro del género. Obviamente, los sistemas domésticos tampoco se libraron de aquellos Space Invader, Galaxian, Asteroids y compañía, pero el juego del que quiero hablaros hoy quizá pasó algo más desapercibido. Fue así por una razón muy evidente. Nació para funcionar en un ordenador con un éxito limitado en nuestro país, a pesar de todo lo que podía ofrecer, el MSX japonés, y encima tampoco tuvo versión arcade.

Compile, grupo de programación que años más tarde nos trajo Puyo Puyo o The Guardian Legend, estrenó con Zanac varios aspectos que luego se hicieron común en muchos títulos. El juego hacía gala de una frenética mecánica en la que la habilidad pilotando nuestra nave era equivalente a la que teníamos que mostrar disparando a aquellos ‘marcianos’ que no dejaban de salir en pantalla.

Los nipones introdujeron en el shooter una pequeña pizca de estrategia a la vez que permitían al jugador elegir la dificultad en ciertos momentos dentro de la partida. Una vez pulsada la barra espaciadora en los estupendos teclados que incluían los MSX, el programa mostraba sus cartas sin disimular.

Zanac (MSX)

Perdonando la paleta de colores escogida casi a malas para cegarnos, Zanac comenzaba de forma en la que dejaba al jugador acomodarse a lo que estaba a punto de suceder. Nuestra pequeña nave y el scroll vertical sorprendían por su movimiento suave y nada salvaje, pero de lo que presumía el juego era de su nivel de dificultad adaptativo. No solo iba aumentando a medida que iba pasando el tiempo, sino que se acostumbraba, más o menos, al jugador. Zanac es un título complicado, muy difícil, pero siempre dejaba avanzar unos pocos segundos al usuario menos hábil.

Cuando se iniciaba un nivel, o el jugador perdía una de las vidas, la dificultad bajaba considerablemente; los rivales aparecían con menos frecuencia en la pantalla, y siempre los más sencillos de derribar. La obra de Compile no trataba simplemente de memorizar cada segundo de partida. Las naves enemigas no atacaban de forma predefinida por el mismo sitio, por lo que esto hubiera sido totalmente inútil, aunque sí tenían sus típicos patrones de comportamiento. Además, al principio de la fase, o al morir, siempre aparecía un pequeño robot espía que si no lográbamos acabar con él, detectaba nuestra posición y enviaba una horda de enemigos más potente.

A medida que se recogían los diferentes ítems para aumentar el poder de disparo, el juego volvía a complicarse de sobremanera. Hacía gala también de un pequeño componente estratégico. La recolección de powerups hacía que durante unos breves instantes la nave fuera vulnerable. Esto permitía al jugador dejarlos en pantalla en lugar de recogerlos inmediatamente, para así utilizarlo en beneficio propio cuando se estuviera rodeado y a punto de perder una vida.

Zanac EX (MSX)

Una vez que Zanac logró triunfar en los MSX nipones, se atrevieron a traspasar el juego a consolas. Compile no se contentó con un port directo, el juego gráficamente podía dar mucho más de sí, y lo rehízo casi completamente para la consola de 8 bits de Nintendo. Tanto es así, que debieron sentirse algo avergonzados y no tardaron en revisar el título original de MSX para volver a lanzarlo con el nombre de Zanac EX. Más adelante, se ha podido disfrutar en algunas recopilaciones poco difundidas o para mercados orientales, así como en la consola virtual de Wii. En 2001, Compile nos dijo adiós con un maravilloso remake para PlayStation con espectaculares gráficos y música remezclada con tintes techno al que llamaron Zanac Neo.

Nunca es tarde para dar una oportunidad a este adictivo título en cualquiera de sus versiones, aunque pertenezcas al grupo de jugones que no ha oído nada sobre él. Además, Zanac constituyó la magnífica semilla de la que nació un clásico del género, del que seguro que sí habéis escuchado hablar, la saga Aleste. ¿A qué esperas para probarlo?

Anuncios

Igual tienes algo que decir al respecto...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: